domingo, 31 de mayo de 2009

Lakers y Magic disputarán las Finales de la NBA

Orlando, campeones del Este, volverán a las Finales 14 años después. Foto: NBA.com

El reinado de LeBron deberá esperar. Los Orlando Magic de Superman Howard dieron con la tecla adecuada y han conseguido imponerse por 4-2 en su eliminatoria ante los, hasta entonces imbatibles, Cavaliers del Rey James.


Orlando se ha mostrado en todo momento como un equipo cohesionado y sólido. Con una propuesta de juego muy definida forjada en torno a su estrella, Dwight Howard, y cimentada en dos jugadores de gran versatilidad como Hedo Turkoglu y Rashard Lewis. Además de poseer un fondo de armario de jugadores que están rindiendo a gran nivel como: Pietrus, Lee, Alston o, incluso, Gortat.


Sorprende la facilidad con la que los Magic se han deshecho del equipo que dominó a su antojo la liga regular. Y es que, de no ser por aquel triple de LeBron en el segundo partido la diferencia hubiese sido más abultada aún. Los Magic poseen algo que no tienen muchos equipos NBA, un pivot de nivel. Howard se basta y se sobra él solo para dominar las zonas de la mejor liga del mundo. Mientras, a su lado, una batería de excelsos tiradores, dos de ellos de más de dos metros, hacen que sea un equipo tan incómodo de defender como complicado al atacarles.


En frente tendrán a los sempiternos Lakers. Un conjunto capaz de generar miles de dudas sobre su capacidad de concentración y, aun así, llegar a las Finales con cierta comodidad. Una gran plantilla, al inicio de temporada favorita a todo, que debe reafirmar su condición de ganadores en cada partido. Capaces de lo mejor y también de lo peor.


El secreto de la eliminatoria se puede encontrar en el juego interior. En conseguir desmantelar el imperio Howard. Para ello los Lakers prepararon a principio de temporada dos torres gemelas, Gasol y Bynum, con las que establecerse en las diferentes pinturas a su antojo. Pero el transcurso de la competición sólo ha conseguido fructificar en un alejamiento entre Jackson y el joven pivot angelino, por lo que, nuevamente, la responsabilidad recaerá nuevamente en el de Sant Boi. Inteligencia contra músculo.


Por fuera Kobe tendrá que soportar un nuevo marcaje férreo. Pietrus o el rookie Lee serán, presuntamente, los encargados de tan desagradable faena. Orlando ha demostrado ante los Cavs que lo importante no es parar a la estrella rival, en este caso a James, sino parar al resto de su equipo. Una superestrella puede ganar un partido él solo, pero raramente puede ganar cuatro, por ello la defensa a Bryant no es la máxima prioridad.


Esta teoría se refuerza si tenemos en cuenta que los partidos que han ganado Los Angeles con comodidad son aquello a los que a Odom le ha dado la gana de jugar. Por ello, en la implicación del alero en el juego se encuentra el tercer punto de interés. Los Magic deberán tratar de parar al de Queens y poseen las armas precisas para ello.


Magic – Lakers. Unas Finales inéditas que puede suponer el broche de oro para lo que están siendo unos grandes Playoffs.

5 comentarios:

The Virus dijo...

Si señor, han pasado los mejores, LeBron, que ha pasado?? jaja

Los Lakers lo tendrán difícil, muy difícil, aunque todo es posible este año, unos grandes Playoffs sin duda.

Saludos

Pirrimarzon dijo...

En este último partido se han visto hasta buenos movimientos de pies de Howard, al que siempre se le estaba achacando un rudimentario abanico de recursos pese a su tremenda agilidad.

Enhorabuena a los Magic

jr dijo...

Me gusta el duelo Pau-Howard, que me retrotrae a la final del 95, con Shaqu vs Olajuwon...

Dr. Basket dijo...

He de reconocer que atraía una barbaridad un duelo en la cumbre Kobe-LeBron (que le pregunten a Stern...)

Pero me alegro de que un equipo se haya hecho con la plaza en la final, en vez de unos Cavs, que no han mostrado absolutamente nada en estas series. Parecían LeBron y 4 más jugando un torneo social.

Saludos.

J. Mercadal dijo...

@Jr

Buff, Olajuwon vs. Shaq son palabras mayores, aunque ese es el rollo, sí. No obstante igual a Jackson le da por empezar a emplear a Bynum y tenemos un duelo de músculo.

Por cierto, yo también me alegro de que pasen los Magic. Aunque era de los convencidos que este era el año I de la era LeBron.