martes, 29 de junio de 2010

Lo que ha pasado

Pues yo prefiero a Wade. Foto: sendlebrontochicago.com

Muchas cosas han pasado desde la última entrada del blog, varias de ellas dignas de mención y que en condiciones normales hubiesen copado varias actualizaciones. Así, los Lakers se han hecho con su decimosexto campeonato, quedándose a uno de sus rivales en la final y en la historia.

Se trata del segundo anillo de Pau, que lleva jugadas tres finales con el uniforme púrpura y oro. Gasol mereció ser el MVP de las Finales en detrimento de un Kobe Bryant que retrató todos sus vicios en el último y decisivo séptimo partido. Un lamentable 6/24 en tiros de campo, dos asistencias y cuatro pérdidas fueron los números del jugador que se denominó como la Mamba Negra. Ansias contraproducentes de protagonismo que, afortunadamente para los angelinos, no pudieron con la aportación positiva de un estelar E.T. y del inspiradísimo Ron Artest.

En frente los Celtics tampoco dieron la talla. No pudieron tumbar a su contrincante, pese a haberlo tenido contra las cuerdas durante gran parte del partido, y reaccionaron muy tarde para intentar la remontada. Para colmo Rasheed Wallace ha anunciado su retirada. Aunque eso sí, lo ha hecho después de limpiar su nombre. Mostrando que la clase no se pierde y siempre marcará diferencias.

Además, el draft llegó y se fue sin hacer mucho ruido. Su número uno estaba demasiado claro. John Wall guiará el destino de los nuevos Wizards. Allí, presuntamente, compartirá posición con Kirk Hinrich y deberá confiar en los progresos mostrados por Blatche y McGee durante el tramo final de la pasada campaña. Queda saber qué ocurrirá con Arenas, aunque lo lógico es que termine por salir debido al más que plausible solapamiento de su juego con el del recién llegado.

Además, Gordon Hayward, el jugador que enamoró la pasada edición del March Madness portando la camiseta de Butler, fue elegido por Utah en la novena posicion. Blanco y dirigido por Sloan los Jazz pueden ser un gran destino para él. Sus fundamentos son excelentes y el jugar al lado de Deron Williams no puede ser más apetecible.

Aunque lo que de verdad copa la atención mediática estos días es saber dónde irán a parar los célebres agentes libres del verano 2010. En especial LeBron James, del que se dice que lo tiene apalabrado con Chicago. Por si fuera poco, los Bulls se están moviendo para tener espacio salarial suficiente con el que contratar dos superestrellas. Sólo Rose y Noah parecen intocables y depende de lo que hagan podría significar el resurgir de la ciudad del viento como posible dinastía baloncestística. ¿Qué pasará? A partir del 1 de julio la respuesta.

1 comentario:

Almanzor dijo...

Encantado con que los Jazz hayan elegido a Hayward. No quepo de mí de gozo.

A ver qué pasa con Lebron. Ojalá renueve por Cleveland y deje a los demás con dos palmos de narices.

Saludos