lunes, 8 de junio de 2009

Los Lakers no perdonan

Pau resultó decisivo en la victoria angelina. Foto: NBA.com

Tras una prórroga Los Angeles Lakers consiguieron poner el 2-0 en el marcador global de las Finales tras imponerse a los Magic en los momentos cruciales. El 15 a 15 que señalaba el marcador al final de primer cuarto avisaba que el de ayer iba a ser un partido extraño. De esos que se ven marcados por la tensión. Aquellos que sirven para distinguir a los niños de los hombres.

El encuentro se vio marcado nuevamente por la actuación de Van Gundy desde la banda. El técnico de los Magic volvió a erigirse como protagonista e intentó sorprender a los angelinos a base de cambios extraños en su rotación. Decidió cortar su confianza en el rookie Courney Lee, que sólo disputó siete minutos durante los tres primeros cuartos, para acabar diseñando un alley oop para él en la última posesión del tiempo reglamentario, canasta que de haber entrado hubiese dado a Orlando su primera victoria en unas Finales. Además prescindió de sus dos bases en los minutos decisivos para hacer subir la bola a Turkoglu o le ofreció un protagonismo inusual a JJ Redick, jugador que hasta ahora había cumplido una función residual en los Magic. Habrá quién piense que sorprender desde la táctica es la única manera de ganar a unos motivados y concentrados Lakers, mientras, otros, creerán que a estas alturas los experimentos es mejor hacerlos con gaseosa.

Sea como fuere lo cierto es que los Magic pudieron llevarse el partido del Staples pero fallaron a la hora de la verdad mostrando, una vez más, una cierta imagen de novatos. Y es que los Lakers no jugaron especialmente bien pero en los momentos claves sacaron su veteranía a relucir, y eso siempre es un grado. Anoche no fue el día de Bryant. Si el primer partido mostró su cara ayer le tocó a la cruz. Kobe trató de volver a ganar el partido el solo pero la defensa impuesta por los Magic consiguió frenarle. Significativa es la última posesión del último cuarto de los Lakers en la que Bryant se lanza ante los cinco defensores de Orlando y en vez de doblar el balón a un compañero desmarcado se come una chapa antológica de Hedo Turkoglu.

Pero el 24 aprendió. Decidió buscar a sus compañeros durante la prórroga y encontró en Pau Gasol a su mejor complemento. El de Sant Boi estuvo providencial y anotó siente puntos en el tiempo extra mostrándose como el hombre del partido. Antes, Pau tuvo una nueva batalla frente a Dwight Howard al que logró volver a mantener a raya -y aún habrá alguno que pretenda seguir llamándole blando-. 24 puntos y 10 rebotes fueron los números finales del 16.

En frente hay que reseñar la actuación de Rashard Lewis que volvió a justificar su sueldo una vez más. El alero se mostró intratable desde el triple y firmó unos increíbles 34 puntos, 11 rechaces y siete pases de canasta. Es un jugador tremendamente difícil de defender y por sus manos pasan las opciones de Orlando de hacer algo en estas Finales. Ahora la serie se traslada de Disneyland a Disneworld, lugar donde los chicos de Phil Jackson buscarán finiquitar la ilusión de los Magic.

2 comentarios:

BigBen dijo...

Lo mejor es que jugando mal han ganado. Aunque el alley-hoop de Lee casi lo echa todo a la basura.

Pirrimarzon dijo...

Yo me puse el primer cuarto y terminé pegando cabezazos contra la pantalla. Por suerte Lakers vencieron, pero no creo que vayan a convertirse en unas finales recordadas por su buen juego.

Saludos