viernes, 9 de enero de 2009

Eric Gordon, la única alegría de los Clippers

El último producto de la prestigiosa Universidad de Indiana . Foto: NBA.com

La de los Clippers está siendo una temporada para olvidar. Después de realizar un cambio radical en su plantilla y construir un nuevo proyecto con el que intentar volver a la elite de la Conferencia Oeste los aficionados al hermano pobre de Los Angeles han tenido que afrontar una nueva temporada repleta de viejos sinsabores. Lesiones, jugadores enfrentados al cuerpo técnico y jóvenes incapaces de llevar, todavía, a la franquicia al siguiente nivel conforman la actualidad Clipper. Lo de siempre, vamos.

Pero no todo es negativo en la casa de los Clipps. En un equipo acostumbrado optar a elecciones altas en el draft no es de extrañar que sus -pocas- alegrías provengan de los jugadores más inexpertos de la liga. Un pequeño resquicio para la esperanza entre tantos despropósitos deportivos.


Al Thorton
y Eric Gordon han sabido aprovechar la caótica situación de la franquicia para revindicarse como las dos piezas sobre las que asentar el proyecto deportivo de los Clippers en caso de que el proyecto Baron Davis termine por fracasar. El enfrentamiento de Too Easy con su entrenador, Mike Duenlavy, hace que incluso se rumoree con la salida del jugón de Los Angeles de su ciudad natal. Aunque esta situación, por el momento, parece poco factible.

Y mientras Thorton ratifica las gradísimas sensaciones que ya desprendió la pasada temporada, Eric Gordon se ha establecido como un fluido anotador al que no le tiembla la mano cuando se ha visto respaldado por su equipo. Con las ausencias de Kaman, Baron Davis, Randolph, Ricky Davis y Mike Taylor el hoosier ha visto como sus minutos se disparaban hasta superar la cuarentena por partido a lo que Gordon ha respondido con una media superior a los 20 tantos por encuentro en los seis últimos partidos que ha disputado (ver estadísticas). Casi nada.


Prácticamente la temporada ya está echada para los Clippers. Pero una luz se empieza a entrever al fondo del túnel. Y es que, pesea las nueve derrotas que acumulan de forma consecutiva, da la sensación que con la enfermería algo más vacía -y con otro entrenador más atrevido- este equipo podrá dar por fin algún que otro susto a los grandes de la liga.

2 comentarios:

jr dijo...

Calcadito a su temporada en indiana. Poco a poco, sin hacer ruido y aprovechando las oportunidades ha sabido demostrar que es un enorme jugador. Y no es porque esté en los Clippers.

BigBen dijo...

es un grande de esto. ha demostrado de sobra porque fue un nº7 del Draft. talento anotado, y que junto a Thornton son el futuo del equipo.