miércoles, 18 de marzo de 2009

La última Locura del "Psicópata"

Hansbrough afronta el que será su último March Madness

Esta es la última temporada de Tyler Hansbrough como jugador de North Carolina. Pase lo que pase en el torneo final, Psycho-T tiene ya ganado un hueco en el recuerdo de todos los fans de los Tar Heels que con toda seguridad se materializara en una camiseta con el número 50 colgado en lo alto del Dean Smith Center junto al de otras leyendas como James Worthy o Michael Jordan.

Muchos son los records y títulos individuales que Hansbrough atesora tanto en la UNC como en la ACC y en la propia NCAA, entre los que destaca el de mejor jugador del año (national player of the year) obtenido la pasada temporada. Pero la de Hansbrough no es la historia de una estrella universitaria sin más. Y es que prácticamente desde su llegada a North Carolina, Psycho-T se convirtió en el lider y referente absoluto de uno de los equipos más importantes del país.

La identificación entre los Tar Heels y Hansbrough es total. Por ello a nadie extrañó que decidiera completar su ciclo universitario en vez de buscar por la vía rápida el dinero del baloncesto profesional como la mayoría de jugadores e, incluso, a nadie sorprendió ver a Tyler saltando desde el balcón de la fraternidad hasta la piscina en pleno éxtasis festivo universitario (ver foto). Hansbrough es la encarnación del baloncesto y la vida universitaria en Chapel Hill. Él es North Carolina.

Sólo existe una pequeña mancha el extenso currículum de Hansbrough en North Carolina. Psycho-T no pudo obtener el año pasado el título de campeón nacional para su universidad al caer en el primer partido de la Final Four ante Kansas. Tras sus dos primeros años en los que los Gators monopolizaron el baloncesto universitario el 2008 debía ser su año. Con unos promedios de 22,6 puntos y algo más de 10 rebotes por partido lideró a unos Tar Heels que llegaban a San Antonio como los principales favoritos. Pero los Jayhawks sorprendieron a propios y extraños, se alzaron campeones y condenaron a Hansbrough a esperar a su último año para conducir a North Carolina a su quinto título nacional.

A la que será su última Locura de Marzo Hansbrough llega tras promediar algo más de 21 puntos y ocho rebotes por noche. Unos números similares a los de 2008 pese a haber sufrido una lesión que le imposibilitó disputar algunos partidos. Psycho-T es un jugador acostumbrado a dejarse la piel, en ocasiones de forma literal, en la pista cada noche. A jugar cada partido como si fuera el último. Por ello, ahora que de perder sería realmente su último partido como Tar Heel, existe una gran expectación por ver su comportamiento durante el torneo, la que será la culminación de un legado imborrable.

2 comentarios:

BigBen dijo...

Cuando empezo la temporada lei que habia vuelto unicamente para volver a intentar ganar el titulo, y que ademas, habia convencido a los Green, Lawson y compañia.
Creo que la frase que le define es "Él es North Caroline"

Pirrimarzon dijo...

Me cae bien este Hansbrough, pero la prensa especializada no le augura un futuro NBA muy prometedor. Como mucho, dicen que podrá ser una versión desmejorada de David Lee. Me entran dudas al pensar que, a estas alturas, ya ha desarrollado todo su potencial y que no tiene margen de mejora. Habrá que esperar.

Saludos