viernes, 6 de junio de 2008

Pierce se alía con la épica

Boston Celtics 98 - Los Angeles Lakers 88

Pierce volvió para vencer. Foto: ESPN

Corría el tercer cuarto y los Celtics estaban abajo en el marcador. En una infortunada jugada Pierce se chocó con su compañero de equipo Kendrik Perkins y el número 34 tuvo que ser llevado al vestuario. Los Celtics se quedaban sin su corazón y el nuevo Garden enmudeció. Pero si alguien esperaba un atisbo de rendición se equivocaba de sitio. Boston no es una ciudad que se rinda fácilmente y su equipo de baloncesto, los orgullosos verdes, menos.

No tardó mucho en aparecer de nuevo Pierce por el pasillo de los vestuarios. En su rostro se dibujaba esa sonrisa que sólo poseen los jugones de verdad. El chico de Inglewood (leer en Jugones), la última leyenda céltica, estaba de nuevo en la pista. El TD Banknorth Garden estalló de alegría.

Nada más salir Pierce clavó dos triples estratosféricos que hicieron que su equipo se fuese en el marcador a la vez que el público reventaba todos los sonómetros berreando aquello de “Beat LA”. Todavía quedaba un cuarto por jugarse, pero la noche ya se había teñido de verde.


Resumen de la actuación de Pierce

3 comentarios:

review dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
review dijo...

brutal la imagen de Pierce haciendo bicicleta...Realmente es otro mundo!

Un saludo!

[ http://www.3segundos.net ]

dennis_mora91 dijo...

Bueno, la euforia verde puede ser neitralizada en el siguiente, eso espero pues ganar en Boston es muy importante sobre todo para que la moral no este muy debilitada en Los Angeles