lunes, 11 de agosto de 2008

JJOO 2008. Primera jornada

Linas Kleiza, protagonista de la jornada al meter la canasta que dio el triunfo a Lituania. Foto: AP

Grupo A:
Rusia 71 - Irán 49
Lituania 79 - Argentina 75
Australia 82 - Croacia 97

Grupo B:
Alemania 95 - Angola 66
España 81 - Grecia 66
EEUU 101 - China 70

La primera jornada del torneo de baloncesto en los JJOO de Pekín deparó, como resultado más importante, la victoria de Lituania frente a los vigentes campeones, Argentina. El combinado báltico, que hasta la fecha había realizado unos partidos preparatorios muy poco esperanzadores, consiguió resistir a las últimas embestidas argentinas y así certificar su candidatura a medalla.

Este resultado además ha confirmado las sensaciones que la selección albiceleste arrojó durante su gira preparatoria. Argentina no posee un recambio generacional de garantías que supla, o al menos complete, a la excepcional generación que se alzó con el oro en Atenas hace cuatro años. No es que los Ginobilli, Scola, Nocioni u Oberto estén acabados, ni mucho menos, pero más allá de Carlos Delfino, jugador que posee calidad e irregularidad casi a partes iguales, el seleccionador argentino, no posee mucho más donde elegir -que no es poco, pensarán algunos-.

El resto de la jornada ofreció los resultados previstos. EEUU derrotó sin problemas a China. El conjunto local aguantó al vendaval norteamericano durante la primera parte, gracias a un porcentaje sobrehumano en los lanzamientos de tres puntos -colega-, pero una vez que el acierto de los chinos menguó el partido dejó de tener historia. Como era previsible el USA Basketball utilizó su conocidísima -y difícil de parar- fórmula consistente en defensas individuales férreas, rápidas transiciones que a ser posible finalicen con un americano colgado del aro y pasos de salida a mansalva. El máximo anotador del choque fue Dwyane Wade que terminó con 19 puntos en su haber sin fallos en el tiro de campo –es lo que tiene meter casi todas hacia abajo-.

España se deshizo fácil de una Grecia que presentó menos guerra de la esperada. Aíto utilizó una rotación larga, ningún jugador por encima de los 25 minutos, que tuvo en Rudy Fernández a su máximo artillero. Alemania se apoyó en su nueva pareja NBA, formada por Nowitzki (23 puntos) y Kaman (24), para apalizar a Angola. Lo mismo hizo Rusia al deshacerse de Irán. Para finalizar Croacia venció a Australia dando así un paso de gigante en su objetivo de clasificarse para cuartos –esta es mi selección para el bronce, tomar nota para poder echármelo en cara cuándo me equivoque-.

3 comentarios:

avenida dijo...

No creo que Australia sorprenda a Argentina, pero si la pareja interior Bogut-Andersen está inspirada, podríamos ver a Argentina en la cuerda floja...
Y lo de Estados Unidos, a ver si los árbitros mejoran el nivel, porque ver a los yankees haciendo camino tras camino...

BigBen dijo...

australia es una copìa de eslovenia a lo indigena. que falta de sangre por dios

J. Mercadal dijo...

A mi con Australia me pasa algo parecido a lo que comentais. Sobre el papel me parece un buen equipo, con una gran pareja interior y posibilidades de llegar a cuartos. Pero al verlos jugar me dejan frío.