domingo, 16 de noviembre de 2008

De la sobrepoblación a la precariedad

Pese a sus dificultades contractuales Grodon vuelve a ser vital en el devenir deportivo de Chicago

Es curioso observar como discurren las circunstancias en la NBA y como a menudo las quimeras formuladas a principio de temporada se desmontan rápidamente cuando el balón comienza a botar. Chicago Bulls, que partía con una plantilla repleta de jugadores exteriores, se ha viso en la necesidad de contratar al veterano Lindsey Hunter para poder hacer frente a las numerosas bajas que torpedean su juego exterior (leer).

Las condiciones de su contrato no han trascendido aún aunque se presupone que se tratará de un contrato no garantizado por el sueldo mínimo para un jugador de su veteranía. Y es que el bueno de Hunter sólo es un parche a las lesiones de Hughes, Hinrich y las molestias puntuales de Rose y, probablemente, será cortado cuándo estos estén recuperados.

Y en medio de este carrusel de bajas el único beneficiado ha sido Ben Gordon. El británico, que declaró no querer jugar en Chicago al no obtener las desorbitadas condiciones económicas por las que pretendía renovar y que quedará libre el año que viene, está partiendo desde el quinteto inicial y mostrándose vital tanto para los intereses de Chicago, no perder comba con los equipos de Playoffs en el Este, como para los suyos propios, obtener jugosas ofertas el próximo año.

De momento Gordon está promediando más de 20 puntos por partido y disputando 33 minutos por encuentro (ver estadísticas). Ganándose de nuevo el peso que siempre ha tenido en el juego ofensivo de los Bulls pese a que, seguramente, el año que viene no vaya a continuar en la franquicia de Illinois.

1 comentario:

BigBen dijo...

la verdad es que al menos no se le puede negar que no este involucrado en la plantilla. llamalo si quieres lucro con vistas al futuro pero el tio demostrando porque fue 6º hombre y porque casi le quita el ROY a Okafor.