domingo, 15 de febrero de 2009

Durant y Nate protagonistas de los dos primeros días. Rudy muy bien

Robinson ejecuta el mate que le otorgó la victoria. Foto: NBA.com

El de Phoenix, al menos por sus dos primeros días, no está resultando un mal All-Star Weekend. Si bien es cierto que ha aireado algunas carencias también lo es que ha dejado algunas notas que bien merecen ser reseñadas.

Durant demostró que el partido del viernes se le queda pequeño

Pese a su condición de sophomore Kevin Durant es ya de facto una estrella de la NBA. Sus más de 26 puntos y seis asistencias por partido y el hecho de que desde su llegada a la liga hay sido el abanderado de su franquicia atestiguan que estamos ante un jugador especial. El flaco no es sólo un jugador prometedor y así lo quiso demostrar anotando 46 puntazos, con 17 de 25 en tiros de campo, en la victoria de los jugadores de segundo año. Sin duda su sitio está en el partido de “los mayores.

Tanto Rudy como Marc realizaron un buen partido, dejándose ver en todo momento y liderando el juego de los novatos durante gran parte del choque. Su actuación sólo se vio deslucida por un Michael Beasley inmerso en pleno éxtasis del chupón, hasta 22 tiros de campo llegó a jugarse el de Miami, y por el que probablemente sea el uniforme más feo y hortera de la historia del baloncesto. Aún así Marc con 16 y Rudy con 15 puntos fueron segundo y tercer máximo anotador de su equipo. Además Greg Oden no disputó un solo minuto por lesión, algo que puso todavía más de manifiesto el error de haber dejado a Kevin Love en casa en favor del gigante de los Blazers.

Rudy dio la talla en el show de Nate

La noche de los concursos no comenzó de manera alagueña. Tras un prescindible concurso de habilidades, que ganó Derrick Rose finalizando su serie final con un mate digno de concurso, llegó la hora de los triplistas. Pero los triplistas no aparecieron por el pabellón y los jugadores seleccionados para el evento ofrecieron un concurso paupérrimo en acierto y, pese a decidirse con un desempate, timorato en emoción. Sólo cabe reseñar que ninguno de los participantes lograron alcanzar en alguna ronda los 20 puntos para calibrar el nivel ofrecido. El base de los Heat Daequan Cook resultó ser el menos malo y se alzó con el trofeo.

El concurso de mates fue planteado desde el principio por la NBA como un duelo entre Nate Robinson y Dwight Howard. El campeón de 2006 frente al de 2008. El bajito saltarín contra el poderoso y potente gigante. Pero Rudy, que participó en el evento por designación popular, decidió no ser un convidado en fiesta ajena y ofreció su mejor repertorio con el que se dejo notar. Finalmente la organización, en forma de pobre puntuación vertida por el jurado, no le dejó participar en la final favoreciendo el duelo directo entre Superman y Krypto-Nate.

Y es que se puede no discutir que la final la disputaran entre Howard y Robinson, pero que el primer mate de Rudy, homenaje a Fermando Martín incluido, merecía más de 42 puntos y que el segundo, por muy fuera de tiempo que fuese ejecutado, era merecedor de 50 puntos debe quedar fuera de toda duda. Ver vídeos en el blog NBAManiacs.

Por lo demás el concurso pasará a la historia por el mate de la kryptonita. El momento en el Nate Robinson, de verde riguroso, superó de manera literal los 2’12 metros de Superman para machacar a una mano el aro del US Airways Center. Una jugada que permitió al diminuto base de los Knicks revalidar el título ya conseguido en 2006.

3 comentarios:

BigBen dijo...

Hay una cosa que me hace gracia.
Resulta que te dan dos minutos para que hagas el mate, por lo que se entiende que si no te da tiempo te dan un 0 y listo, pero resulta que luego te dan un par de intentos mas, por lo que lo del tiempo y los intentos da igual, pero a la hora de la verdad se tienen en cuenta los intentos. Pero, si les das todos los que quieran porque valoras menos si la meten a la 10º que a la 3º?

J. Mercadal dijo...

Desde el momento en el que a Robinson le dejaron ganar el concurso del 2006 tras mil intentos eso no debería contar, es por eso que lo de penalizar a Rudy por ello es absurdo. El mate que realiza por detrás de la canasta a aro pasado es increíble, el mejor "mate puro" de la competición excluyendo la animalada de brincar a Howard.

Elio dijo...

Ha habido tongazo a Rudy, eso debemos tenerlo claro. Se merecia estar en la final y ahí ya no sabemos lo que hubiera podido pasar.