jueves, 12 de febrero de 2009

El modesto e inestable matagigantes

Granger pelea por anotar dos puntos

Antes de comenzar la temporada las sensaciones que transmitían los Indana Pacers entre los aficionados y analistas de la NBA eran encontrados. Con la salida de Jermaine O’Neal los Pacers marcaban el fin de una época y con una plantilla repleta de jóvenes jugadores para muchos Indiana aspiraba este año a conseguir una elección alta en el próximo daft. Sin embargo, para otros, el equipo de Indianápolis podría optar a dar la sorpresa e intentar un asalto a los Playoffs. Para refrendar esta opinión los partidarios de esta opción basaban su argumentación en el afán competitivo que la franquicia había mostrado en la recta final de la pasada temporada y el buen juego desplegado bajo la batuta de Jim O'Brien.

No es de extrañar pues que la actual e inquietante temporada de los Pacers resulte una suma de ambas opciones. Un equipo capaz de lo mejor y de lo peor. A estas alturas de temporada, con el All-Star a la vuelta de la esquina, los de Indiana son el único equipo de la liga que ha conseguido ganar a las cuatro franquicias con mejor balance de victorias-derrotas. Pero al mismo tiempo el equipo de O’Brien es antepenúltimo en el Este -aunque con alguna opción de entrar en Playoffs- y ha cosechado algunas derrotas vergonzantes como las obtenidas ante Washington o Los Angeles Clippers.

La mejor noticia para estos Pacers es la confirmación de Danny Granger entre la elite de la liga. En su tercer año el alero está promediando más de 25 puntos por partido y ha sido incluido para disputar su primer partido de las estrellas. Granger, que ha protagonizado una meteórica evolución desde su llegada a la NBA, se ha convertido en el referente absoluto del equipo, un jugador sobre el que construir un futuro proyecto. Cabe destacar también la temporada del infravalorado Troy Murphy. El de Notre Dame se ha mostrado en todo momento como un secundario más que válido promediando dobles dígitos tanto en puntos como en rebotes.

En el debe, un año más, se encuentran las numerosas lesiones que se han vuelto a cebar duramente con los Pacers. Jugadores llamados a ser importantes como Travis Diener, Mike Deunlavy o Marquis Daniels no han podido funcionar a pleno rendimiento durante este primer tramo de liga. Además, los nuevos y numerosos fichajes no han supuesto un salto cualitativo importante y ni TJ Ford, ni Jarret Jack se han mejorado las prestaciones del mejor Jamaal Tinsley. El caso del base resulta especialmente sangrante ya que a menos de una semana para el fin del plazo para realizar traspasos no ha encontrado una salida que satisfaga a la franquicia y corre el riesgo de pasarse en blanco una temporada.

No obstante, pese a encontrarse al fondo de la clasificación y el comportamiento borderline que hasta ahora han demostrado habrá que estar muy atentos al equipo a los Pacers. Y es que como dice su famoso eslogan: en 49 estados sólo es baloncesto, pero esto es Indiana.

4 comentarios:

BigBen dijo...

Yo soy uno de los sorprendidos, tengo que reconocerlo.
En su momento pense que la llegada de Ford no le daria ese punto extra de calidad, pero el crecimiento de Granger ha sido increible.
Este año lo tienen complicado para meterse en PO; aunque ya sabe con el Este; pero el año que viene deberian estar ahi dando guerra: Ford, Granger, Hibbert, Murphy, Diener, Dunleavy...

dennis_mora91 dijo...

Cierto que somos irregulares pero tambien lo es que somos un equipo que podria mirar a los playoffs este mismo año, como dices hay derrotas que no tienen sentido alguno y es que falta consistencia para poder matar los partidos, muchos de ellos eran ganados de forma comoda en la primera mitad y al final terminabamos perdiendolos, esas consistencia es la que nos hace falta, a parte de que no defendemos un pimiento, clave diria yo :)

Pirrimarzon dijo...

A Diener lo incluyes dentro de los destacables en Indiana?? Pero si es suplentísimo!! En fin, como dices, Indiana es un equipo impredecible, al igual que los Warriors de Nelson, que son capaces de lo mejor y de lo peor.

Sobre Granger, diría que pertenece a la generación en la que los aleros que se disputaban la elección más alta del draft fueron Joey Graham, Antoine Wright y el propio Granger. A la vista está la evolución de cada uno... Cuanto avispado hay en los despachos!!

Saludos

PD: Te agrego al blogroll, compañero.

J. Mercadal dijo...

@Pirrimarzon

Es cierto que Diener no pinta mucho acualmente en Indiana. Aunque yo creo que es un jugador que de tener más continuidad acabaría teniendo más peso entre la cuadrilla de pistoleros que poseen los Pacers. Aunque es cierto que me ha podido la pasión a la hora de añadirlo.

Te agrego también al blogroll.