viernes, 22 de junio de 2007

Recordando a... Hakeem Olajuwon

Akeem Abdul Olajuwon nació el 21 de enero de 1963 en Nigeria, el pívot emigró a Estados Unidos para jugar en la Universidad de Houston. Llevo a su college dos años seguidos a disputar la final de la NCAA, aunque no pudo erguirse campeón en ninguna de las dos ocasiones. En aquellos Cougarts compartió equipo por primera vez con Clyde Drexler, donde ya formaron una pareja temible, aunque el escolta se fue a la NBA un año antes que el pívot.

Se presentó al prolífero draft de 1984, donde fue elegido por Houston Rockets en el número uno. De ese draft saldrían históricos jugadores como Michael Jordan (elegido en el número 3), Charles Barkley (número 5) o John Stockton (nº 16). Así The Dream como fue apodado, se quedó en Texas donde forjaría su leyenda.

Nada más aterrizar en el equipo formó pareja Ralph Sampson, en lo que se conoció como las torres gemelas. Sampson había sido elegido rookie del año en 1984 promediando 21 puntos y 11 rebotes por partido, convirtiendo sus 2,24 metros en toda una amenaza para la zona rival. Ambos condujeron a Houston a las finales de 1986 donde perdieron contra los míticos Celtics de Larry Bird.
A partir de ahí Sampson fue maltratado por las lesiones de rodilla y fue bajando su aportación, por lo que fue traspasado a Golden State en 1988, después de deambular por varios equipos de la liga Sampson se retiró del baloncesto tras jugar en el Unicaja de Málaga.

Olajuwon en cambio fue desarrollando su juego, convirtiéndose en el probablemente mejor pívot de una gran generación entre los que estaban Erwing, David Robinson, Dikembe Mutombo o un joven Shaq. Hakeem, además de altura y talento, poseía el mejor juego de pies de la liga, con el que volvía locos a sus defensores, siempre buscando el hueco por el que lanzara canasta. Además completaba el gran arsenal ofensivo que poseía con una buena e intensa defensa. En 1994 llegó su momento, después de la primera retirada de Michael Jordan (1993) había un hueco en la cima y Hakeem decidió ocuparlo, promediando 27 puntos y 9 rebotes por partido (29 y 11 en playoff) consiguió llevar a Houston a disputar las finales ante los New York Knicks de Starks y Erwing. Houston se llevó el gato al agua con un emocionante 4-3 y Hakeem ese año fue nombrado MVP de las finales, MVP de liga regular y el mejor jugador defensivo del año.

En la siguiente temporada los Rockets consiguieron el traspaso de Clyde Drexler, así la pareja que ya había deslumbrado en la Universidad de Houston llevaría a la franquicia NBA a conseguir su segundo campeonato consecutivo. Esta vez barrieron 4-0 a los Orlando Magic de Shaq y Penny Hardaway. The Dream promedió en aquella campaña 28 puntos y 8 rebotes por partido.

Esta sería la última participación de Olajuwon en las finales de la NBA, posteriormente contó en interesantes proyectos junto a Drexler y Barkley o posteriormente Scottie Pippen pero ninguno llegó a puerto deseado. Con la llegada de Steve Francis y Cuttino Mobley a los Rockets Olajuwon fue traspasado a Toronto Raptors donde se retiró del baloncesto.

Olajuwon deja tras de si una gran lista de records personales entre los que figura ser 12 veces all-star, dos veces mejor defensor de la liga (1993 y 1994), dos veces elegido MVP de las finales (1994 y 1995) o seis comparecencias en el quinteto ideal. Todo esto probablemente en una de las épocas más hostiles en la pintura. Su número 34 ha sido retirado tanto por los Houston Rockets como por su Universidad.

3 comentarios:

Magimabo dijo...

Hola leo tu blog desde hace tiempo pero hoy me decido a comentar...
Que grande Olajuwon, parecía un bailarín de claqué, que clase, madre mía que jugador aunque no supo retirarse a tiempo porque su última temporada en Toronto para mí sobraba

J. Mercadal dijo...

Hola magicmabo, bienvenido seas por aquí.

Esta claro que Olajuwon llegó a Toronto en el ocaso de su carrera y su participación allí no deja de ser anecdótica en el cómputo global de su carrera. Pero es que la hora de la retirada de los jugadores profesionales siempre es muy complicada, sobretodo si se ven con ganas y fuerzas para jugar. O si no mira a Mutombo, que aun a renovado un año más con Houston y no ha echo una mala temporada supliendo a Yao, aunque no es aquel Mutombo intimidatorio de años atrás.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!